Visite nuestro sponsor

En cárcel de Pakistán cristiana Asia Bibi teme por su vida

Fuentes cercanas a la familia de Asia Bibi informaron a la agencia Fides que esta madre cristiana encarcelada en Pakistán, por supuestamente haber violado la Ley de Blasfemia, está cansada por las constantes tensiones sobre ella y teme ahora por su vida.

Fides señala que Asia se siente constantemente en peligro de muerte y confía su vida a Dios. Ayer su esposo Ashiq se encontró con ella en la cárcel y señaló que es alarmante "el estado de postración psicológica y de desesperación" en el que se encuentra.

Asia Bibi también se ha referido al asesinato del gobernador de Punjab, Salman Taseer, de quien dijo era "un hombre bueno y justo, un aleado en mi lucha contra la injusticia y por la abolición de la Ley de Blasfemia. ¿Quién nos protegerá ahora? Estamos todos en peligro".

Fides señala además que las tensiones en el país han aumentado luego de que más de 50 mil musulmanes marcharan recientemente a favor de la Ley de Blasfemia. En este evento el asesino de Taseer fue elogiado y llamado "héroe" y los participantes alentaron a matar a Asia Bibi y a todos aquellos que se oponen a esta norma.


La Ley de Blasfemia agrupa varias normas contenidas en el Código Penal inspiradas directamente en la Shariah -ley religiosa musulmana- para sancionar cualquier ofensa de palabra u obra contra Alá, Mahoma o el Corán. La ofensa puede ser denunciada por un musulmán sin necesidad de testigos o pruebas adicionales y el castigo suponer el juicio inmediato y la posterior condena a prisión o muerte del acusado.

La ley es usada con frecuencia para perseguir a la minoría cristiana, que suele ser explotada laboralmente y discriminada en el acceso a la educación y los puestos de función pública.

Sobre las amenazas que han recibido quienes ayudan a Asia Bibi y su familia como, Haroon Barket Masih de la Masihi Foundation, este abogado señala a que "hoy hay 10 millones de potenciales asesinos de Asia. Taseer fue asesinado, el ministro (para las minorías) Shahbaz Bhatthi o el ex ministro Sherry Rehman han sido condenados a muerte por los extremistas".

"El gobierno, con el premier Gilani y el ministro de justicia, ha dicho abiertamente que no considera modificar de modo alguno la Ley de Blasfemia. El ejecutivo acoge a los fundamentalistas: de tal modo se aleja de los principios y de la visión democrática y legítima con patentes violaciones de derechos humanos".

Masih se cuestiona finalmente: "¿hoy quién tiene el poder en Pakistán? ¿El gobierno lo los líderes religiosos radicales?"

(ACI. ctualizado el 12 de enero a las 1:25 p.m. GMT -5)

No hay comentarios:

Publicar un comentario