Visite nuestro sponsor

Islamistas intentan asesinar a ex taliban convertido al cristianismo

Suleman Nasri Khan nació en una familia musulmana; siendo joven se unió al ya desaparecido grupo militante islámico Harkat-ul-Muyahidin, que más tarde surgió como Jaish-e-Muhammad, y estuvo con ellos luchando durante ocho años y medio en Cachemira y Afganistán.

El entonces taliban Suleman Nasri Khan mientras combatía en la guerra civil de Afganistán, encontró un Nuevo Testamento tendido en el campo de batalla, lo tiró instintivamente, y como él mismo ha dicho “oyó una voz divina que le invitaba a acercarse a el (Nuevo Testamento)”. Se convirtió al cristianismo, comenzó a predicar y estudiar - para terminar con un doctorado en teología bíblica, en el Seminario Teológico del Punjab, en Kasur en el 2005.

Allama Nawazish Ali, un mufti (erudito islámico que está autorizado a proclamar fatwas.) y miembro del Dawat-e-Islami, que organiza los estudios del Corán y la Sunna (dichos y hechos de Muhammad), emitió una fatwa (orden religiosa que es de obligado cumplimiento por todos los musulmanes)  ordenando la muerte del reverendo Dr. Suleman Nasri Khan.

Los ex correligionarios musulmanes que supieron sobre su conversión atacaron a Suleman Nasri Khan en el 2008 y asesinaron a su primer hijo de 3 meses de edad, la bebé Sana Nasri Khan. Él y su esposa lograron escapar.

El lunes 1 de noviembre de 2010 unos diez fieles devotos del Islam le localizaron y le golpearon con ladrillos y palos de jockey para cumplir con el mandato musulmán. Khan había salido para comprar leche para una hija nacida el 19 de julio de 2010. Le dejaron malherido creyendo que había muerto.

El reverendo cristiano sufrió por “la acción piadosa islámica” traumatismo craneal grave, fractura en el brazo y un hueso roto en su tobillo izquierdo, estuvo casi cuatro horas inconsciente. Fue capaz de identificar a dos de ellos como Allama Atta-Ullah Attari y Allama Masaud Hussain.

El reverendo Arif Masih encontró a Khan inconsciente en un charco de sangre junto a la carretera. No pudo ir a la policía ni a un hospital, por temor a que los musulmanes le encontraran, lo llevó a una clínica privada.

Khan había vendido algunas de sus ropas en una casa de empeño para comprar leche para su bebé y ayudar económicamente a seis familias cristianas de su congregación que se encuentran en la lista negra de los islamistas.

Grupos de religiosos musulmanes han acordonado parte de Kalupura, y patrullan la zona para encontrar y matar a las familias de Allah Rakha Masih, Boota Masih, Rehmat Khalid, Murad Masih Gill, Tariq Murad Gill y Masih Rashid.

El reverendo cristiano, anteriormente taliban, dijo que sus ex correligionarios consideraban una humillación para el Islam su conversión al cristianismo. En el intento de asesinato, los fervientes y piadosos musulmanes le trataron de obligar a recitar el credo del Islam, él se negó.

(ReL)

NOTAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario