Visite nuestro sponsor

El feto de Kiran, la niña católica violada y que quedó en cinta, tiene una grave malformación

Faisalabad (Agencia Fides) – Sufre de una forma grave de hidrocefalia; no posee las extremidades superiores ni inferiores; está destinado a una muerte segura por aborto espontáneo, o en caso de que llegue a nacer, después de sus primeros momentos de vida. Este es el trágico diagnóstico del feto del vientre de Kiran Nayyaz, la niña católica de 13 años, que quedó en cinta después de la violencia sexual de la que fue victima el pasado abril. 

El caso fue denunciado por la Iglesia de Faisalabad a la Agencia Fides el pasado mes de octubre (véase Fides 13/10/2010). Kiran Nayyaz, que trabajaba como sirvienta en la casa de un rico terrateniente musulmán, quedó embarazada después de las repetidas violencias cometidas por Muhammad Javed, un joven musulmán, que estaba contratado como chofer en la misma familia. El episodio ocurrió en el pueblo de Chak Jhumra, a 35 Km. de Faisalabad, el pasado abril, pero sólo el 2 de octubre se ha presentado a las autoridades una denuncia formal contra el violador, gracias a la intervención de la "Comisión Justicia y Paz" y a la "Comisión por la Mujer" de la diócesis de Faisalabad.


Kiran ahora está bajo la protección de la iglesia local y ya ha cambiado tres conventos de religiosas por razones de seguridad. La chica, de hecho, está en la mira de sus propios familiares, así como su agresor. La familia querría eliminarla porque su caso es una mancha, un "deshonor" para la propia familia, de acuerdo con una lógica que da prioridad a la cultura y tradiciones ancestrales que a la fe cristiana. El hombre que abusó de ella, y las bandas de sus amigos musulmanes querrían matarla para cancelar cualquier posibilidad de una condena legal y, por tanto, tener la certeza de la impunidad.

La Iglesia de Faisalabad está garantizando la atención médica y psicológica que la joven necesita. Las fuentes de Fides explican que Kiran está sufriendo mucho, tanto física como psicológicamente, en su condición dolorosa de "niña ya adulta". Según algunos médicos, su vida podría estar en peligro, dado el embarazo difícil, ahora en su sexto mes. Sin embargo, la elección es la de "ponerse en manos de la Providencia y regresar a Dios la vida del niño que Kiran lleva en su seno”. De ninguna manera se producirá una interrupción voluntaria del embarazo. Si ocurre un aborto espontáneo se aceptará. Si el niño nacerá, en los primeros momentos de su vida en el mundo será bautizado. "Siempre estamos a favor de la vida, incluso en esta situación trágica", señala la fuente de Fides
Mientras tanto las asociaciones por los derechos humanos en Pakistán y también la Asociación de Pakistaníes cristianos en Italia piden que el responsable de la violencia, aún en libertad, no quede impune, sino que sea detenido y procesado legalmente. (PA) (Agencia Fides 15/12/2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario