Visite nuestro sponsor

Diez detenidos por los ataques contra los cristianos; pico de intolerancia religiosa en la "gran Yakarta”

Yakarta (Agencia Fides) - La policía indonesa ha detenido a diez militantes radicales islámicos, acusados de agredir el domingo pasado a dos líderes cristianos en el suburbio de Bekasi, que forma parte de la megalópolis de Yakarta. El pastor Luspida Simandjunktak y el anciano Hasean Lumbantoruan Sihombing fueron detenidos, golpeado y apuñalados por un grupo de al menos siete personas, mientras se dirigían a la iglesia a las 9 de la mañana. Los dos fueron trasladados al hospital en estado grave y el anciano se encuentra todavía en graves condiciones.

La investigación policial, solicitada por la comunidad cristiana y también por diferentes líderes políticos de Indonesia, se ha orientado inmediatamente hacia grupos fundamentalistas islámicos que en el pasado ya había atacado lugares de culto cristiano o promovido las manifestaciones anti-cristianas, incitando al odio religioso. Entre los diez detenidos, se encuentra, de hecho, Murhali Barda, líder del movimiento radical, "Frente de Defensa Islámica (FPI) en Bekasi. El hombre está acusado de incitar a los militantes a atacar.


El incidente confirma los datos de un estudio publicado en los últimos días por el Instituto para la Democracia y la Paz "Setara”, think-tank independiente con sede en Yakarta. El estudio ha registrado las opiniones de 1.200 personas, de diferentes comunidades religiosas, residentes de Yakarta, en el suburbio de Bekasi, Bogor y Depok y en la ciudad de Tangerang, lugares donde en los últimos meses se han producido episodios de intolerancia religiosa.

Según los resultados enviados a la Agencia Fides, el 49,5% de los encuestados no aceptada la construcción de un lugar de culto en el barrio donde vive, si es de una fe distinta a la suya; al 84% no les gusta que un miembro de la propia familia abrace una religión diferente a la suya.

Según el Instituto, en 2010 se han producido al menos 64 incidentes de carácter religioso, tales como agresiones, ataques contra lugares de culto, allanamiento de morada para impedir la celebración de las reuniones de oración. En 2009, afirma el "Setara”, fueron 18, y en 2008 solo 17. De ello se deduce el crecimiento de la intolerancia religiosa, especialmente en la zona de la "Gran Yakarta", concluyen los investigadores.

Fuentes de la Iglesia en Indonesia, en declaraciones a la Agencia Fides, expresan su preocupación "especialmente en los suburbios de Yakarta, donde se entrelazan los problemas sociales, el desempleo, la pobreza, la inmigración, fruto de la urbanización incontrolada, todos motivadores de las tensiones sociales. En este contexto, el elemento religioso es un factor de identidad y coagulante para todas las comunidades, tanto para los cristianos como para los musulmanes. Aquí grupos radicales como el FPI prosperan y encuentran su espacio, proponiendo una visión fundamentalista del Islam”. 

Recientemente, en una entrevista a la Agencia Fides (véase Fides 25/10/2010), S. Exc. Mons. Johannes Pujasumarta, Secretario de la Conferencia Episcopal de Indonesia, había señalado una escalada de ataques contra las iglesias cristianas (PA) (Agencia Fides 2/12/2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario