Visite nuestro sponsor

Card. Dolan: Se avecinan tiempos difíciles

Cardenal Timothy Dolan
El cardenal Timothy Dolan, presidente de la Conferencia de Obispos de los Estados Unidos y arzobispo de Nueva York, envió una carta a los obispos cuyo tema central es el modo en el que la Administración de su País gestionó el problema de la objeción de conciencia respecto a la nueva reforma sanitaria. Con sentimientos de consternación el purpurado exhorta a los obispos a prepararse ante los tiempos difíciles que se avecinan.

     Además de elogiar la unidad de los prelados ante las “intrusiones sin precedentes” pero también ante los ataques contra la libertad religiosa por parte del Department of Health and Human Services (Departamento de Salud y Servicios humanos), el cardenal Dolan reconstruye todos los pasajes de cuanto está sacudiendo a la opinión pública y en particular la conciencia ética de los trabajadores católicos y personas pertenecientes a otras religiones que defienden el derecho a la vida.

     En particular el presidente del Episcopado norteamericano rechaza el hecho de que este departamento tenga la posibilidad de decidir el modo en el cual se puede ejercer el ministerio de la Iglesia.

     En un pasaje de la carta expresa: “Como pastores, queremos gastar nuestras energías en las actividades en las que la Iglesia está comprometida: el cuidado de los enfermos, la enseñanza a los jóvenes, la asistencia a los pobres. Pero justamente porque somos pastores, sentimos que los servicios confiados por Jesús están en peligro a causa de esta intrusión”.



     El cardenal Dolan destaca la obligatoriedad a la práctica del aborto que a partir del año 2013 será introducida en todos los institutos sanitarios, hospitales y clínicas privadas y estatales, administradas por la Iglesia y no, sin que se dé cauce a la legítima objeción de conciencia.

     En su misiva el purpurado estadounidense expresa su disponibilidad al diálogo con la administración del presidente Barak Obama, quien a su vez si bien declaró disponibilidad para limar asperezas, por otra parte es manifiesta la rigidez por parte de su administración.

     Por ello el cardenal Timothy Dolan expresa que “no es una batalla solo católica”, pues recuerda que los opositores insisten en reducir la cuestión a un “problema de la salud de la mujer” cuando el meollo de la discusión radica en el ámbito de la libertad religiosa, que –expresa- se encuentra bajo ataque y por tanto debe ser defendida.

     El presidente de la Conferencia de Obispos de los Estados Unidos anuncia que aplicarán todas las herramientas a disposición inclusive mediante instrumentos legislativos y judiciales.

    Por su parte, las diócesis de los Estados Unidos están preparando material litúrgico con el objetivo de difundirlo en las parroquias para hacer conocer los términos en que se está dando esta imposición legislativa de dar asistencia a las prácticas abortivas y la prescripción de anticonceptivos en estructuras sanitarias administradas por organizaciones religiosas.

     Al final de la carta que está dirigida a todos los obispos estadounidenses se destaca que “la libertad religiosa es nuestra herencia , es nuestro patrimonio y nuestra firme convicción sea como fieles católicos o como americanos”



AICA

No hay comentarios:

Publicar un comentario