Visite nuestro sponsor

Tierra ocupada por musulmanes, tierra musulmana para siempre


La reciente aprobación de una ley que otorgaría la nacionalidad española a los descendientes de judíos sefardíes expulsados de España en 1492

Los requisitos alternativos que el anteproyecto de ley establece como suficientes para conceder la nacionalidad española a los sefardíes:

1. Un certificado de la autoridad rabínica competente, reconocida legalmente en el país de la residencia habitual.

2. Apellidos del interesado o el idioma familiar (ladino).

3. Un certificado de la Federación de Comunidades Judías de España en el que se acredite que el interesado es sefardí.

4. La inclusión del peticionario o su descendencia directa en las listas de familias sefardíes protegidas por España.

5. La vinculación o parentesco del solicitante con una persona o familia de las mencionadas en el apartado anterior.

Partidarios musulmanes dicen que tienen a los mismos derechos y privilegios que los judíos, porque ambos grupos fueron expulsados de España en circunstancias históricas similares.

Decenas de millones de musulmanes, la mayoría de ellos viven ahora en el norte de África reclaman la ciudadanía española descendientes de los musulmanes que fueron expulsados de España durante la Edad Media. Gran parte de la Península Ibérica fue ocupada ilegalmente, por los conquistadores musulmanes, desde el año 711. En el año 1492, los Reyes Católicos de España (Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón), conseguirán obligar el reino musulmán de Granada a rendirse. España tardó ocho siglos para poder expulsar a los musulmanes de su territorio, en lo que se conoce como la Reconquista Cristiana. Pero la expulsión musulmana definitiva de Granada no tuvo lugar hasta, un siglo más tarde, a partir de 1609, cuando el rey Felipe III decretó la expulsión de a unos 350.000 Moriscos a Norte de África. 

Los Moriscos, son los moros que decidieron convertirse al catolicismo después de la Reconquista en lugar de salir de España. Estos conversos eran sospechosos, que continuaron practicando el Islam en secreto. 

En realidad, la presencia judía en España anterior a la llegada del cristianismo en el país y que su expulsión era una cuestión de la intolerancia. Por el contrario, los musulmanes en España eran conquistadores, ocupantes coloniales, impusieron el árabe como lengua oficial y obligaron la población de Al Andalus, a practicar la Fe musulmana como su religión, su expulsión fue una cuestión de descolonización. Por lo tanto, ambas comunidades judía y musulmana, de aquel tiempo, no son iguales, no tiene nada que ver la una con la otra.

Ahmed Ben-Salh un periodista marroquí “Morisco”, escribió un artículo publicado por el periódico digital “Correo Diplomático”, dice: “La decisión de conceder la nacionalidad española a los nietos de los hebreos de los siglos XV y XVI en España, sin tener en cuenta los moriscos, los nietos de los musulmanes, es sin duda, una discriminación incuestionable, ya que ambas comunidades sufrieron por igual en España en ese momento. La decisión es un acto de absoluta inmoralidad e injusticia. Esta decisión es vergonzosa y deshonrosa. ¿España es consciente de lo que podría pensarse cuando se hace la paz con unos y no con otros? ¿España es consciente de lo que esta decisión podría costar? España podría poner en peligro las inversiones masivas de los musulmanes en su territorio, si deciden mudarse a otros destinos debido a la discriminación contra los musulmanes. España debe de tratar a los Moriscos de la misma manera en que trata a los judíos sefardíes”. ¡Es una amenaza!

Jamal Ben Ammar Al- Ahmar, un argelino, profesor en la Universidad Abbas Ferhat en Sétif en el noreste de Argelia, ha participado en una campaña para presionar España, reescribiendo la historia y publicando en un periódico argelino, una carta dirigida a el Monarca español, el Rey Juan Carlos, exigiendo lo siguiente: “a pedir disculpas y una investigación jurídica e histórica completa de los crímenes contra la población musulmana en Al Andalus después de la caída del régimen islámico en Andalucía, en el siglo XV, reclamando la vuelta de millones de descendientes de los moriscos expulsados de España”.

Hasan Aourid, un historiador marroquí, recientemente publicó una novela bajo el titulo“Los Moriscos”, entre lo que dice “España debe de reconocer el sufrimiento y la tragedia de los musulmanes expulsados de Al- Andalus en el siglo XV”.

Bayib Loubaris, el presidente de la Asociación para el legado histórico de Al- Andalus, un grupo dedicado a revivir el recuerdo de la presencia musulmana en España, dice: “que el Gobierno español debe tratar a los musulmanes y los judíos de la misma manera. Al no ofrecer a la ciudadanía española a los dos grupos, los musulmanes se convertirían en víctimas del “racismo selectivo”. 

En esa misma línea, el imam Abdul Majeed al Zidani líder espiritual de la Universidad “Al Iman” de Sanaa (Yemen) declaró “Al Ándalus fue en el pasado una de las piezas fundamentales de nuestra historia y por ello debemos recuperarla sea como sea, de los infieles”.

Robert Spencer, periodista Británico, director de “Jihad Watch”, columnista de medios como “Front Page Magazine” o “National Review” y autor, entre otros libros, de “The Politically Incorrect Guide to Islam (and the Crusades)”, muestra en un reportaje cómo los imanes en el Reino Unido, también tienen su propia manera de entender la democracia occidental, dicen a sus seguidores: “Debéis vivir como un Estado dentro del Estado hasta que os hagáis con el control del Estado; queremos que se apliquen las leyes islámicas y anular las elaboradas por el hombre; “Allah dijo: “Y yo dominaré”
Desde luego, se trata de dominio político y religioso.

En la actualidad, hay potencialmente millones de personas que “aseguran que son descendientes de moriscos” que viven en el norte de África. El desafío consiste en la reconstrucción de genealogías fiables para determinar los herederos legítimos. La cuestión de quién es un morisco y quién no, va a ser un tema de debate en una de las principales conferencias internacionales “Los descendientes de los moriscos andaluces en Marruecos, España y Portugal”, que se celebrará en Tánger los días 04, 05 y 06 de abril 2014. A pesar de todo, la expulsión de los musulmanes era parte de una guerra para poner fin a la ocupación de España por los invasores del norte de África.

José Ribeiro e Castro, diputado portugués que redactó la ley de Portugal al retorno de los judíos sefarditas, lo pone de esta manera: “La persecución de los judíos en el siglo XV era sólo exigencia, mientras que lo que sucedió con los árabes fue parte de un conflicto político religioso y liberación. No existe una base de comparación”.

Mi esperanza y mis deseos que España no otorga a estas demandas a los musulmanes “presuntos descendientes de los moriscos” para el permiso a la ciudadanía. Al contrario,España, prácticamente acabaría con la mayor población musulmana en la Unión Europea. Esto tiene un gran peligro.

El dialogo de la civilización, la amistad, y la convivencia de los musulmanes con los judíos y cristianos es imposible, es un cuento, por lo menos eso lo que el Corán, el libro sagrado de los musulmanes, en (Suara 5:51) “¡Creyentes! ¡No toméis como amigos a los judíos y a los cristianos! Son amigos unos de otros. Quien de vosotros trabe amistad con ellos, se hace uno de ellos. Alá no guía al pueblo impío”
La proba de ello, el genocidio y la persecución actual de los cristianos en Irak, Irán, Egipto, Siria, Pakistán, Nigeria…en el nombre del Islam y los musulmanes.

En un vídeo de 23 minutos de duración que se ha colgado en numerosas webs islámicas. El emir Al-Muaminin (Príncipe de los creyentes) a quien la organización terrorista Al Qaeda ha designado como “Cabeza del Estado de Irak”, la delirante soflama declara que “la victoria es de Allah; la victoria está cerca. Oh, jóvenes musulmanes, consumid el suelo bajo los pies de los judíos y sus aliados, derribad sus aviones, convertid sus mañanas en un infierno, hemos bebido su sangre, y no encontramos sangre más dulce que la de los bizantinos (en referencia a los cristianos). Abrasad su carne con coches bomba y rasgad sus corazones con fuego”.

Según la ley islámica, cualquier tierra que una vez fue ocupada y gobernada por musulmanes pertenece por derecho a los musulmanes para siempre; (Corán 2:191) “Matadles donde deis con ellos, y expulsadles de donde os hayan expulsado. Tentar es más grave que matar. No combatáis contra ellos junto a la Mezquita Sagrada, a no ser que os ataquen allí. Así que, si combaten contra vosotros, matadles: ésa es la retribución de los infieles”.
Este explica la unión de los musulmanes en todo el mundo para destruir a Israel, para ellos es un objetivo principal y sagrado. Los musulmanes esperan alcanzar esa meta y luego girar hacia España, otro territorio de su propia ocupación. En realidad los musulmanes ocuparon ilegalmente de gran parte de Oriente Medio y el Norte de África, ganada por la conquista sangrienta y hasta hoy.

Normalmente, en una familia, los padres protegen su familia en una vivienda protegida y segura con cerraduras. En muchos casos, estos padres contratan sistemas modernos de seguridad, para más patrocinio, contra gente maldita, ladrones y criminales. 

En mi opinión, un país o una nación, es una gran familia, los dirigentes políticos son como los padres de una familia, comprometen a proteger su nación, incumbe utilizar medios para impedir la entrada de personas que podrán hacer daño a los miembros de esta gran familia, su país y su residencia.

Raad Salam Naaman
Cristiano Católico caldeo de origen iraquí

REL

No hay comentarios:

Publicar un comentario