Visite nuestro sponsor

LA ETERNA PERSECUCIÓN CONTRA LOS CRISTIANOS EN EGIPTO. EL CASO HANI.

Hani, nació en el Alto Egipto en 1985 en el seno de una familia cristiana copta. Durante el periodo de su servicio militar obligatorio (en Egipto jamás se ha aceptado la "objeción de conciencia" como en España) su superior le presionó para que se convirtiese al Islam, y aunque ese mismo oficial y otros islamistas le tendieron el señuelo de ciertos beneficios económicos si abrazaba la fe mahometana, se negó a renunciar al cristianismo afirmando: "Nací cristiano y seguiré siéndolo hasta que muera". Desde ese instante la persecución contra su persona se intensificó. 


Sus compañeros le llamaron Islam, en lugar de Hani (alegre en árabe) , le acosaban para que recitase el Corán mientra comía con ellos, pero al final le negaron la comida , le impidieron dormir y recibió constantes palizas. El oficial superior, cuando regresaba de un viaje, obligaba a Hani a lamerle las botas; también le quemaron con cigarrillos y le hicieron arrastrarse desnudo por el suelo, y pisándole fuertemente con las botas la espalda le decían: "Deja que tus santos te ayuden". Cuando la familia vio el cadaver de Hani para identificarlo se derrumbó. Era obvio que no se había ahogado en el Nilo, como informó la autoridad, puesto que los efectos de la tortura eran demasiado evidentes. Su boca estaba abierta y la lengua sobresalía exageradamente, los ojos aparecían hinchados, tenía costillas y dientes rotos, se observaban heridas producidas por arma blanca y le habían arrancado la piel de la muñeca donde tenía tatuada una cruz . Su madre afirma que su hijo fue terriblemente torturado, que le quemaron las manos y los pies, para ser finalmente estrangulado. 


Fuente: Voice of the Martyrs y We Are the Christians of Egypt

No hay comentarios:

Publicar un comentario