Visite nuestro sponsor

Un líder político radical hindú calumnia a la Madre Teresa de Calcuta y a un obispo de la India

Madre Teresa en pleno "proselitismo",
según el radical hindú ...
Un artículo del semanario Uday India (El alba de India), con sede en Delhi, ha generado desconcierto y malestar en la Iglesia indiana. Según el artículo, el obispo Raphael Cheenath, de Orissa, y el laico católico John Dayal serían “conspiradores” en el asesinato del líder hindú Swamiji y la Madre Teresa una persona que “utilizaba la asistencia social con fines proselitistas”.

El autor del artículo, titulado Swamiji’s Murder And After es Ashok Sahu, un político indiano, conocido por sus posiciones extremistas, perteneciente al partido nacionalista hindú Baratiya Janata Party.

Según el autor habrían sospechas fundadas de que el obispo y Dayal serían los responsables de la eliminación del líder hindú.

Respuesta del episcopado

“Son sólo calumnias que quieren manchar el nombre de un Obispo, de Madre Teresa y de la Iglesia. No nos sorprende pues no es la primera vez que los movimientos relacionados al extremismo de derecha hindú lo hacen. Son acusaciones sin ningún fundamento, que nacen por motivos políticos”, declara en una entrevista con la Agencia Fides el sacerdote Babu Joseph Karakombil, Portavoz de la Conferencia Episcopal.

“Recordemos que Swamiji fue asesinado por los maoístas, como fue establecido por una investigación oficial y como los mismos maoístas admitieron. Creo que este tipo de provocaciones buscan solamente continuar con la campaña de odio y tensión en Orissa. Son motivadas por asuntos políticos, que instrumentalizan la religión” hace notar el portavoz.

Ashok Sahu, político cercano al movimiento extremista hindú fue arrestado por la policía en abril del 2009 por haber tenido públicamente un discurso en Orissa en el que se incitaba al odio religioso y al enfrentamiento social.

En Orissa, en el distrito de Khandamal, “a pesar de los problemas y de la resistencia aún presente, los prófugos están regresando a sus casas. La Iglesia, en cooperación con el gobierno local, está terminando de construir 3,000 casas para los desplazados que quieran regresar a una vida normal”, concluye Karakombil.
 
FIDES

No hay comentarios:

Publicar un comentario