Visite nuestro sponsor

Egipto: Incendio en la iglesia de los coptos católicos del pueblo de Hagaza

El tercero en tres años en la diócesis de Luxor y siempre por un “cortocircuito”
LUXOR, jueves 9 de septiembre de 2010 (ZENIT.org).- Las llamas destruyeron hace tres días la iglesia católica copta de Hagaza, a 25 kilómetros al norte de Luxor, en el Alto Egipto, un pueblo que en el pasado fue escenario de un asalto en el que fundamentalistas islámicos mataron en la calle a tres coptos (uno católico y dos ortodoxos).

En un mensaje enviado a ZENIT, el obispo de los coptos católicos de Luxor, monseñor Joannes Zakaria, escribe: "Sobre la una de la mañana del lunes 6 de septiembre de 2010, recibí una docena de llamadas telefónicas para informarme de que un gran incendio había destruido la iglesia de los coptos católicos del pueblo de Hagaza".

"Por desgracia -continúa-, este pueblo tiene una historia difícil de violencia, tribulaciones y relaciones no demasiado buenas entre cristianos y musulmanes".

Los cristianos de Egipto, en su mayoría coptos, representan un 10% de la población del país. De más de 83 millones de habitantes, de hecho, el 90% es musulmán.

"Hace cinco años -recuerda el obispo- tras una pelea en el mercado, un cristiano mató a un musulmán, y hace tres años, en la vigilia de Pascua, fueron asesinados tres jóvenes cristianos".

"La iglesia copta católica de Hagaza fue fundada por frailes menores franciscanos en el año 1890", explica el prelado.

Y continúa relatando: "Cuando llegué a Hagaza, vi que el incendio había destruido todo el edificio de la iglesia y no se había salvado nada".

"Ayer y hoy -prosigue monseñor Joannes Zakaria-, me he reunido con las autoridades gubernamentales y con los jefes de la policía, que me han informado de que la causa del incendio ha sido un cortocircuito".

"Durante la reunión, les he pedido permiso para preparar un nuevo edificio para celebrar la misa el próximo domingo, para los 600 coptos católicos que viven en el pueblo de Hagaza, pero por desgracia me han respondido negativamente".

"Debo decir -subraya- que éste es el tercer incendio en mi diócesis: hace tres años fue incendiada la tercera planta de la casa episcopal de Luxor; hace un año se incendió una parte de la casa de las Hermanas Franciscanas Mínimas del Sagrado Corazón, en la ciudad de Isna".

"Este año ha sido incendiada la iglesia católica del pueblo de Hagaza, y en los tres casos la causa del incendio ha sido siempre un cortocircuito", añade.

"Os escribo este mensaje -concluye el prelado- para pedir vuestra oración y vuestra solidaridad. Verdaderamente, yo, el pobre sacerdote y los 600 fieles coptos católicos de Hagaza necesitamos vuestra oración y vuestra fraternidad para que nuestro coraje no disminuya, y que nuestro buen Dios nos ayude a continuar viviendo y testimoniando nuestra fe de amor y de paz".

No hay comentarios:

Publicar un comentario