Visite nuestro sponsor

«El cristianismo es el grupo más perseguido del mundo»

"Sangre de mártires, semilla de cristianos". El viejo refrán católico se ha cumplido con creces a lo largo de toda la historia del cristianismo. Desde los tiempos de Nerón y el incendio de Roma, pasando por las persecuciones y las catacumbas, hasta hoy mismo. En menos de una semana fueron asesinados tres curas católicos en diferentes países del mundo. No en vano el teólogo y demógrafo católico, David Barreto, asegura que sólo en el siglo XX fueron asesinados 45 millones de cristianos, según cuenta Irene Hdez. Velasco en El Mundo.

Veinte siglos después de Nerón, los cristianos siguen siendo perseguidos en muchos lugares del mundo y siguen muriendo como mártires. El pasado domingo, un sacerdote italiano llamado Andrea Santero que se encontraba de rodillas rezando ante un altar era asesinado en Turquía de un tiro por un joven de 16 años que quería vengarse así por la publicación por parte de varios medios de comunicación europeos de unas caricaturas de Mahoma que muchos musulmanes consideran ofensivas.

«Tengo intención de abrirle un proceso de beatificación y de canonización. Estoy convencido de que en el sacrificio de don Andrea se dan todos los elementos del martirio cristiano», anunciaba ayer el cardenal Camilo Ruini durante los funerales en Roma del sacerdote.

El teólogo estadounidense David Barreto, director de la Enciclopedia del Mundo Cristiano y considerado como uno de los mayores demógrafos religiosos, considera que sólo en el siglo XX unos 45 millones de cristianos fueron asesinados en el mundo por motivos religiosos.«Con frecuencia se olvida que los cristianos son el grupo humano más perseguido del mundo en términos absolutos», señalaba en mayo pasado el cardenal Renato Martino durante la presentación del último Informe sobre Libertad Religiosa en el Mundo realizado por la organización Ayuda a la Iglesia.

En Sudán, por ejemplo, se considera «constitucional» la crucifixión de aquellos musulmanes que se convierten al cristianismo, según ha sentenciado el más alto tribunal del país. En Pakistán, un grupo compuesto por unas 20 personas atacaba el pasado lunes la iglesia católica Kawanlit, en el distrito di Sialkot, y le rompía las piernas a una mujer de 70 años y hería gravemente a otra de 50. En Arabia Saudí está prohibida la libertad de expresión a todas las religiones, menos al islam. De hecho Irán, Pakistán y Arabia Saudí son países que castigan con la cárcel y la tortura a quienes no acatan las leyes coránicas.

En Kosovo, entre 1999 y 2004, se calcula que fueron destruidos cerca de 150 edificios católicos entre iglesias, seminarios, conventos y palacios obispales, mientras que paralelamente han sido construidas 200 mezquitas. En Kano, la ciudad más grande de Nigeria septentrional, más de 200 personas murieron en el año 2004 en uno de los muchos encontronazos entre cristianos y musulmanes que se suelen registrar.

Y el clima de intolerancia contra los cristianos se ha agravado aún más en muchos países de mayoría islámica tras la polémica desatada por las viñetas de Mahoma. «Poco importa que los autores de esas caricaturas estén probablemente lejos de los principios cristianos. Para una minoría de musulmanes intransigentes, Occidente significa cristiandad porque conciben el mundo en términos de lucha entre religiones. Es difíciles hacerles entender que muchas leyes occidentales, desde el aborto al divorcio, son seculares», afirma en declaraciones al diario Il Corriere della Sera Salim Kalil Samir, un sacerdote jesuita de origen egipcio que da clases en el Pontificio Instituto Oriental de Roma y en la Universidad San José en Beirut.
China y Corea

Desde que en 1953 fuera instaurada la dictadura comunista en Corea del Norte, han desaparecido 300.000 cristianos. En China, los católicos son acusados de no ser «buenos ciudadanos». Beijing admite que, sólo en los últimos tres años, cerca de 230 funcionarios del Partido Comunista que se habían convertido al cristianismo han sido despedidos. Y sigue habiendo 19 obispos desaparecidos o secuestrados, nueve de los cuales se sabe que están encerrados en campos de trabajo, acusados de difundir «supersticiones feudales».De hecho a principios de 2005 murió monseñor Gao Kexian, un sacerdote encerrado durante cinco años y condenado a trabajos forzados por hacer proselitismo de la religión cristiana.

http://www.montfort.org.br

No hay comentarios:

Publicar un comentario