Visite nuestro sponsor

Dos terroristas musulmanes degüellan al sacerdote Jacques Hamel antes de ser abatidos por la policía

(Agencias/InfoCatólicaDos hombres armados con cuchillos han sido abatidos por la Policía tras tomar varios rehenes en una iglesia de la localidad francesa de Saint-Etienne-du-Rouvray, en la región de la Alta Normandía, cerca de Rouen. Uno de los rehenes, un sacerdote, el P. Jacques Hamel, de 84 años, ha muerto degollado, según indican varios medios franceses. El templo está situado en la calle Gambeta de la ciudad.
Una de las mujeres presentes en la iglesia está en estado crítico, debatiéndose entre la muerte y la vida.
Según el diario Le Parisien, llegaron a la iglesia, entraron por la puerta trasera durante la Misa y a continuación cerraron la puerta. En total, cinco personas habían sido retenidas: un cura, dos monjas y dos fieles. Una religiosa, que huyó, ha sido quien ha dado la voz de alarma, según el indicó Le Figaro. La Sección Antiterrorista de la Fiscalía de París se ha hecho cargo de la investigación.
En el suceso, que comenzó sobre las 9.30 de esta mañana, han intervenido agentes del cuerpo de elite de la Brigada de Investigación e Intervención (BRI) y militares.
El presidente francés Francois Holande ha asegurado desde el lugar del ataque que los terroristas han clamado ser miembros del Estado Islámico.
Las fuerzas de seguridad han pedido que no se suban ni fotos ni vídeos del suceso a las redes sociales, como ya habían solicitado en otros atentados como el ocurrido en Niza el pasado 14 de julio.

Relato de los hechos

Una religiosa presente esta mañana en la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, a la hora de la misa matinal, y que escapó para avisar de lo que allí dentro estaba ocurriendo, ha declarado a Le Fígaro: «Ellos entraron bruscamente. Tomaron el espacio. Hablaban árabe. Yo he visto un cuchillo. Me marché en el momento que ellos comenzaron a agredir al padre Jacques. Ni yo misma sé si se dieron cuenta de que me iba».
Los atacantes habrían forzado al cura asesinado a ponerse de rodillas antes de matarle y filmaron el asesinato, según la monja que consiguió escapar en declaraciones a Reuters y que ha sido identificada como hermana Danielle.
La hermana Danielle explicó, en un testimonio a la emisora de radio RMC, que los asesinos ordenaron agruparse a los cinco presentes y que no se detuvieron pese a que todos les imploraban que no siguieran adelante.
Los hombres forzaron al sacerdote Jacques Hamel, de 84 años, a arrodillarse, y cuando éste intentó defenderse «allí comenzó el drama», relató la monja. «Se grabaron en vídeo. Hicieron una especie de sermón en torno al altar en árabe. Fue horroroso», dijo Danielle, quien agregó que ella consiguió huir en el momento en que los hombres atacaron al sacerdote, tras lo cual pudo dar la alerta a una persona que circulaba en coche, publicó Efe. «Yo no sé lo que nos han contado», pero ha ellos han gritado:«Vosotros los cristianos nos oprimís».

Uno de los terroristas, fichado

Uno de los terroristas, según ha informado Efe, estaba fichado y llevaba un brazalete electrónico para tenerlo controlado. Según ha informado una fuente judicial a la emisora France Info, el hombre, cuya identidad aún no ha sido confirmada al igual que la de su compañero, tenía permiso para salir de casa de sus padres, donde residía, entre las 8.30 y las 12.30.
El terrorista, que falleció abatido por la policía había sido encarcelado en prisión preventiva en 2015, cuando fue abortado en Turquía su intento de unirse al Estado Islámico en Siria. Sin embargo, en marzo de este año quedó libre, controlado desde entonces por el brazalete electrónico, agregó la fuente.

Reacción del Papa

El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, ha declarado que el papa Francisco ha sido informado y siente «dolor y horror» por «esta violencia absurda»
El Papa, según el portavoz, ha expresado «la condena más absoluta de toda forma de odio y reza por las personas agredidas». Según Lombardi, el Santo Padre y sus colaboradores están especialmente consternados porque «el bárbaro asesinato del sacerdote y la agresión a los fieles» se ha producido «en una Iglesia, un lugar sagrado en el que se anuncia el amor de Dios». El Vaticano ha expresado su cercanía a la Iglesia francesa, a la archidiócesis de Rouen y a todo el pueblo de Francia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario