Visite nuestro sponsor

Exministro de Mubarak sería autor de ataque a cristianos en Egipto


El fiscal general de Egipto, Abdal Mayid Mahmud, acusó al exministro del Interior, Habib el Adly, de ser el autor intelectual del atentado del 31 de diciembre contra la iglesia copta de Al Qiddissin en Alejandría, que dejó 24 muertos.

Según informó el lunes la cadena árabe Al-Arabiya, el fiscal ordenó abrir la investigación luego que la prensa acusara a Habib de haber preparado el atentado, con el fin de adjudicárselo a un grupo radical islámico e incrementar el apoyo de los países occidentales al Gobierno de Hosni Mubarak.
"Según fuentes diplomáticas británicas, el exministro del Interior creó hace seis años una organización dirigida por 22 oficiales que utilizaba a antiguos islamistas radicales, traficantes de drogas y agencias de seguridad para, llegado el caso de que el régimen se viera en dificultades, llevar a cabo actos de sabotaje en todo el país", informó la cadena.


El plan
Según el informe de la Fiscalía, un oficial del Ministerio del Interior contactó con Ahmed Mohamed Khaled, que acababa de salir de la cárcel después de once años, y le ordenó el 11 de diciembre preparar con el grupo terrorista Junduláel atentado contra la iglesia copta. Esta organización habría proporcionado las armas desde la Franja de Gaza.

Para el ataque, un líder de Jundulá, Mohammed Abdelhadi, reclutó a Abdelramán Ahmed Alí para que traslade los explosivos en un auto y lo estacionara frente a la iglesia. La carga sería activada por control remoto, pero un oficial del Ministerio del Interior la hizo estallar antes que el terrorista pudiera escapar.
Después del ataque, el oficial que contactó a Khaled, le pidió que se reuniera con el líder terrorista en un apartamento de Alejandría y entre ambos evaluaran el éxito del atentado.

El día de la reunión, oficiales del Gobierno rodearon el apartamento y trasladaron a Khaled y a Abdelhadi al Ministerio del Interior.

El 23 de enero, el todavía ministro del Interior, Habib el Adly, anunció la captura de los radicales. Ese mismo día, Hosni Mubarak dijo que la detención era una nueva victoria contra el terrorismo y contra aquellos que buscan dividir al país.

Sin embargo, Khaled y el líder de Jundulá escaparon del ministerio el 28 de enero en medio de la crisis, y se dirigieron a la embajada del Reino Unido donde contaron su historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario