Visite nuestro sponsor

Cristianos perseguidos: No a las cifras exageradas y las deformaciones


A Dios gracias, en los últimos tiempos empiezan a ser relativamente frecuentes en los medios de comunicación las referencias a los cristianos perseguidos en muchos países del mundo. Aun así, la mayoría de tales medios y diversos organismos internacionales siguen siendo cómplices del silencio sobre tal injusticia.

Muchos, además, cuando se produce un hecho masivo de este tipo a menudo lo enmascaran. Dirán, por ejemplo, “(tantas) personas asesinadas por islamistas”, pero no citan que los masacrados son cristianos, específicamente seleccionados, quedando la información de tal matanza enmarcada en una violencia genérica, muy lamentable e injusta, pero que para interpretar con mayor claridad su alcance y objetivos requiere aportarle aquel dato sustancial.
 
En paralelo, desde sectores cristianos deseosos de dar a conocer tales persecuciones se ha convertido casi en un tópico hablar de 105.000 cristianos asesinados al año, lo que representa un cristiano asesinado por su fe cada cinco minutos.
 
¿Es cierta tal cifra?
 
Considero de justicia la clarificación. De entrada hay que partir de un hecho real: hoy los cristianos son los más perseguidos en el mundo por su fe. Esto es innegable. Pero, ¿es cierta tal cifra de asesinados?, ¿no variará mucho de un año a otro?
 
He trabajado en los últimos años en estudiar la persecución de los cristianos, y en particular de los católicos, tanto en los países en que la persecución es abierta y violenta como en otros en que el hostigamiento es sibilino, aunque no cruento.

De ahí han salido por el momento dos libros, Drets Humans i Religió a Catalunya y Cristianos entre la persecución y el mobbing. Y en este último di también aquella cifra de 105.000 asesinados, aunque matizara algo en un pie de página.

Varios libros y diversos artículos de otros autores la han repetido también, y lo mismo han hecho incluso líderes religiosos en sus declaraciones.
 
Pero hay que volver a la verdad: las cifras reales son muy inferiores a aquélla. No son solo datos o deducciones personales, sino también contrastadas con personas como Javier Menéndez, director en España de Ayuda a la Iglesia Necesitada, organización que se dedica precisamente a ayudar a estos cristianos perseguidos y nada dudosa de querer ocultar la realidad, sino que, por el contrario, se encuentra precisamente entre quienes con más esfuerzo, fortaleza y conocimiento de causa trabajan en denunciar la persecución y en ayudar a los acosados.
 
Origen de aquella cifra
 
Aquellos 105.000 salieron de datos de uno de los organismos más destacados del mundo en materia de estadísticas religiosas, elCenter for Study of Global Christianity, que estaba dirigido por David B. Barrett, fallecido en agosto de 2011.

Dicho centro norteamericano publicó periódicamente la World Christian Encyclopedia y el Atlas of Global Christianity, a la vez que Barrett, con su colaborador Todd M. Johnson, fue recopilando datos históricos y estadísticos de los mártires cristianos desde los primeros siglos.

En su obra World Christian Trends AD30-AD2200trataron de recoger el número total de mártires cristianos y de otras religiones en los dos primeros milenios de cristianismo.

En su estudio estadístico llegaban también a la conclusión que a mediados de la primera década del presente milenio los cristianos muertos por su fe fueron unos 160.000 al año y que en 2011 fueron unos 105.000.
 
Otros autores como Brian J. Grim y Roger Finker en su libro The Price of Freedom denied han dado cifras algo distintas, pero no inferiores.

Y el italiano Massimo Introvigne, uno de los mayores expertos europeos en sociología religiosa, fundador y director del Centro Studi sulle Nuove Religione (CESNUR) y ex representante de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación Europea) en la lucha contra el racismo, la xenofobia y la discriminación, con especial atención a la intolerancia y la discriminación de los cristianos y de otras minorías, presentó aquella cifra en una conferencia sobre diálogo interreligioso celebrada en Budapest en junio de 2011.
 
A pesar de haber sido barajadas tales cifras por personas tan relevantes, nunca han sido aceptadas oficialmente por la Santa Sede u otras organizaciones internacionales.

Quizás puedan haberse acercado a aquella magnitud algún año, como durante las fuertes persecuciones en Sudán del Sur. 


En otros años es probable que el número total de cristianos fallecidos sea también muy alto, pero no en todos los casos como consecuencia de persecución religiosa. 

Así, en la guerra de Siria no pocos cristianos han sido asesinados por su fe, pero muchos más han fallecido por bombardeos, combates, hambruna, sin que en este caso fuera consecuencia ‘directa’ de persecución religiosa, al igual que otras víctimas no cristianas.
 
Los cristianos, reitero, son hoy los más perseguidos en el mundo por su fe, y de forma especial en numerosos países musulmanes.

Y hay que decirlo una y otra vez para concienciar al mundo, más aún cuando otras discriminaciones o persecuciones mucho menores ocupan lugares destacados en los intereses de la ONU, de las cancillerías y de los medios informativos.

Pero las cifras reales de fallecidos, aparte de variar cada año, quedan muy por debajo de aquellos 105.000 convertidos ya en icono.
 
Sólo la verdad nos hará libres. Incluso como simple estrategia, sólo se tendrá credibilidad si se dan cifras reales.
 
Por Daniel Arasa
Artículo originalmente publicado por Forum Libertas

No hay comentarios:

Publicar un comentario