Visite nuestro sponsor

Perseguidos y marginados: La vida difícil de los cristianos en Pakistán

¿Alguna vez se ha preguntado cómo es la vida de los cristianos en los países donde no existe libertad religiosa? ¿Cómo alguien podría soportar tanto sufrimiento al punto de dejar todo por Cristo? Esa es la realidad que viven los cristianos de Pakistán, donde representan el 2% de la población.
Un video difundido por la filial española de Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), narra la difícil vida de estas cuatro millones de personas, muchas veces “perseguidas, amenazadas, calumniadas y marginadas hasta la pobreza”.
Pakistán “es el país con mayor número de ‘madrazas’ o escuelas coránicas del mundo. Es el país formador y ‘entrenador’ de miles de futuros talibanes. Exporta el yihadismo a Afganistán y al resto del mundo. El hiperextremismo islámico es la principal amenaza a la libertad religiosa”, advierte AIN en su video titulado “Estos son tu madre y tus hermanos”.
Indicó que el 95% de los cristianos no sabe leer ni escribir y trabajan en el campo en condiciones de semiesclavitud. Familias enteras se dedican a la fabricación de ladrillos y ganan entre 7 y 8 dólares por cada 1.000 ladrillos.
En Pakistán los cristianos son el blanco de los ataques de los talibanes y otros extremistas musulmanes. El video recuerda el atentado suicida perpetrado en Lahore el Domingo de Resurrección contra los cristianos que celebraban esta fiesta en un parque, y que dejó 78 muertos -31 niños-, y 300 heridos.
Además en mayo el adinerado terrateniente musulmán Haji Rasheed asesinó a balazos a Ayaan Masih, un niño cristiano de dos años, en la región de Faisalabad (Pakistán), como una forma de represalia porque el padre del niño, que es cristiano, se negó a trabajar para
él.
Otro de los casos que recuerda el video es la inmolación en 2015 de Aksar al Bashir, un joven de 20 años que vigilaba la puerta de la Iglesia de San Juan en Lahore y que se lanzó sobre un atacante suicida para evitar que asesinara a los fieles.
En abril de ese mismo año un adolescente pakistaní llamado Nauman Masih fue quemado vivo por declararse cristiano y falleció habiendo perdonado a sus asesinos.
Las iglesias tampoco están libres de la violencia. En el año 2012 un grupo de 600 extremistas
musulmanes atacaron la iglesia de San Francisco
, la más antigua de la Arquidiócesis de Karachi.
El video de AIN denuncia que en Pakistán hay más de mil personas condenadas por la ley de blasfemia, inspirada en la Sharia -ley islámica- para castigar hasta con la muerte cualquier ofensa de palabra u obra contra Alá, Mahoma o el Corán.
La víctima más emblemática de esta ley es Asia Bibi, una madre católica presa desde hace 6 años y cuyo caso ha llamado la atención internacional.
Las mujeres también son objeto de ataques de los musulmanes. Una de ellas fue Sonia
Bibi
, una cristiana de 20 años quemada viva por rechazar el matrimonio con un musulmán que la habría obligado a renunciar a su fe.
Como ella, muchas cristianas son forzadas y también secuestradas para casarlas con musulmanes y coaccionadas a renegar de su fe.
AIN pide no olvidar a esta comunidad cristiana y para ello invita a ingresar a su sitio web para brindar sus donaciones. Esta Fundación Pontificia destina 600 mil euros al año a Pakistán para 60 proyectos en favor de la educación y construcción de iglesias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario