Visite nuestro sponsor

El Estado Islámico anuncia en su revista, Dabiq, que conquistará el Vaticano y quebrará cruces


El cuarto número de la revista oficial del Estado islámico, Dabiq, anuncia con descaro que uno de sus objetivos terroristas más claros es la conquista del Vaticano.


En ese ya triste y famoso descaro diabólico de los terroristas del Estado Islámico por difundir sus matanzas y alertar de los nuevos objetivos de sus acciones violentas, se vislumbra una obsesión que quieren abordar cuanto antes, y lleva por nombre: Vaticano.

En el cuarto número de Dabiq, la revista oficial de los terroristas del ISIS, que pusieron en circulación hace unos cuantos meses en varios idiomas, dejan muy nítidas sus pretensiones terroristas: conquistar el Vaticano, quebrar sus cruces y esclavizar a las mujeres.

Una portada con intención...
En la portada de la citada revista se visibiliza la toma del Vaticano con una ilustración en la que se observa la bandera negra del Estado Islámico (EI) ondeando sobre el obelisco de la Plaza de San Pedro.

Esta es la portada del cuarto número de "Dabiq", la revista oficial del Estado Islámico

"Si nosotros no lo conseguimos esta vez (conquistar el Vaticano), entonces, nuestroshijos y nietos lo conseguirán y venderán a vuestros hijos en el mercado de esclavos", dice el reportaje citando declaraciones de uno de los portavoces de la milicia extremista, Mohammed al-Adnani, según indica International Business Times.

Anuncian por adelantado sus intenciones
Dabiq, el órgano oficial de los terroristas del ISI, deja claro que el objetivo del Califato son todos los cristianos de Europa y Siria. La publicación asegura que los ataques de la coalición liderada por EE.UU. constituyen una "cruzada fallida" y que la derrotarán.


El Vaticano, en el punto de mira de los violentos
No es la primera vez que el Estado Islámico amenaza al Vaticano, al que considera como uno de sus principales objetivos.

En septiembre, los servicios de inteligencia italianos interceptaron una conversación telefónica en la que dos personas, que hablaban en árabe, comentaban con cierto entusiamo sobre una "acción espectacular" que tendría lugar en el Vaticano.

El Vaticano extrema sus medidas de seguridad ante un posible atentado
El jefe de la policía del Vaticano, el comandante Domenico Giani, admitió entonces que las amenazas del Estado Islámico (ISIS) contra el Papa Francisco son reales, y no propaganda.

Giani admite que tiene solo 138 policías, de los cuales 20 tienen un entrenamiento especial para poder responder a ataques terroristas.

Por su parte, el Papa Francisco cuenta con 110 soldados de la llamada Guardia Suiza, que hacen el juramento de morir por el Santo Padre, si hiciera falta, con tal de salvar la vida del Pontífice.

Domenico Giani es el responsable máximo de la seguridad del Papa Francisco. Él no se despega del Pontífice más halla de un metro cuando el Santo Padre se acerca a los fieles.

La cercanía del Papa con los fieles... un problema para su seguridad
El llamado "ángel de la guarda" del Papa Francisco, Domenico Giani, expolicía italiano que ahora tiene la máxima responsabilidad de velar por la integridad del Pontífice, señala que “nosotros somos los que tenemos que adaptarnos a él, y no al revés”.

“Tenemos que hacer todo lo que podamos para seguir llevando a cabo su ministerio como quiere y cree que se debería”.

Giani es conciente de que Francisco sigue siendo “el sacerdote que no quiere perder el contacto con su rebaño”.

"El Papa quiere un contacto personal con el mayor número de gente posible”.

Mientras Francisco se informa, “muy consciente de las amenazas contra su persona”, el líder de la policía del Vaticano dijo que la única preocupación del pontífice es “para los fieles”.

Por último, el expolicía italiano, ferviente católico señala que "yo protejo al Vicario de Cristo en la Tierra”; y eso es “un honor y una alegría que compensa todos los sacrificios, incluso el riesgo de mi vida”.

El Vaticano, partidario de una intervención militar contra el ISIS
El principal representante diplomático del Vaticano ante Naciones Unidas en Ginebra, el arzobispo italiano Silvano Tomasi, ha respaldado una intervención militar en forma de fuerza internacional coordinada para impedir que el autoproclamado Estado Islámico siga protagonizando ataques en Siria e Irak contra los cristianos y otros grupos minoritarios.

«Tenemos que parar esta especie de genocidio (...) De lo contrario, en el futuro nos preguntaremos por qué no hicimos nada, por qué permitimos que una tragedia tan terrible sucediera», ha afirmado monseñor Tomasi en una entrevista con el periódico católico ´Crux´.

En concreto, Tomassi ha detallado que cualquier coalición contra Estado Islámico tiene que incluir a los países musulmanes de Oriente Próximo y no puede constituir simplemente una «iniciativa occidental».

Asimismo, ha explicado que dicha división militar internacional debería desarrollarse bajo la égida de Naciones Unidas.

Para Tomassi, una coalición contra Estado Islámico debería incluir a «los países más directamente involucrados en Oriente Próximo».

«Lo que se necesita es una coalición coordinada y bien pensada, con objeto de hacer todo lo posible para lograr una solución política sin violencia», ha explicado. En este sentido, ha precisado que «si eso no es posible, entonces será necesario usar la fuerza».

El representante vaticano presentó la semana pasada ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra una declaración titulada «Apoyo a los Derechos Humanos de los cristianos y otras comunidades, especialmente en Oriente Próximo», elaborada conjuntamente con la Federación de Rusia y Líbano, que reúne a un total de 70 países.

No hay comentarios:

Publicar un comentario