Visite nuestro sponsor

Profanan una iglesia greco-católica en medio del conflicto armado

Milicianos radicales sirios
Un grupo de milicianos radicales irrumpieron ayer en la iglesia greco-católica de San Elías en Qusayr, cerca de la ciudad de Homs, profanándola. Los milicianos forzaron la puerta, tocaron las campanas bromeando, se burlaron de los símbolos sagrados de la fe cristiana con la única finalidad de hacer una demostración de lo que pueden hacer y burlarse de la comunidad cristiana. 

     “Es la primera vez que, durante el actual conflicto, ocurre un episodio del genero, en el que se atacan deliberadamente símbolos sagrados” observó con preocupación una fuente local de Fides. 

     En Qusayr quedan muy pocos cristianos, en su mayoría personas de edad avanzada que no han querido abandonar sus hogares. De hecho, después del ultimátum lanzado por la facción armada, en los últimos días, alrededor de un millar de cristianos, que todavía estaban en la ciudad, huyeron de sus hogares, refugiándose en el campo o en casa de familiares en otras ciudades de Siria. 

Cristianos y civiles sunitas atrapados en Homs       En el centro histórico de la ciudad de Homs, alrededor de 800 civiles están atrapados en medio del combate entre el ejército regular y la fuerza de oposición atrincherados en la ciudad. 

     Entre los civiles, la mitad son cristianos y la otra mitad musulmanes sunitas asentados en los barrios de Bustan Diwan y Hamidiye, que forman parte de la parte más antigua de Homs. 

     Los representantes de la comunidad cristiana y de la nueva iniciativa popular “Mussalaha” (“Reconciliación”) trabajan sin descanso desde hace dos días para negociar un cese del fuego por razones humanitarias. 

     Entre los mediadores, hay dos sacerdotes cristianos que, junto con representantes de la ONU, están realizando largas conversaciones con los líderes militares del ejército y con los representantes militares de la oposición. 
   
     Las negociaciones pretenden un alto el fuego doble para permitir a los trabajadores humanitarios y los convoyes de la ONU entrar en la ciudad y rescatar a los civiles y permitir la evacuación de estos de la ciudad. 

     Los obispos de Homs, de todas las confesiones, expresaron su apoyo a la iniciativa popular no violenta “Mussalaha” (“Reconciliación”), fundada por la sociedad civil de Homs, que ya recibió pleno apoyo de la comunidad cristiana, sunita, alauita, y otras. Por ahora, en las filas de la oposición siria la iniciativa encontró un fuerte apoyo: de acuerdo con algunos representantes se debe posponer hasta que la revolución “no haya logrado sus principales objetivos”.+ 

No hay comentarios:

Publicar un comentario